Publicado en Conversaciones con ella

Amor…te llamé una vez.

A veces, solo a veces, te recuerdo…

“Hace unos días un gran número de personas decidieron que, de entre un
gran número de palabras de la lengua castellana, AMOR habría de ser la
más bella de todas: AMOR por…, AMOR hacia…, AMOR desde…, AMOR
a…, por AMOR…

AMOR por la pintura, el de aquel muchacho del tren que agarra su lapiz
y en su cuaderno de lienzos D-4 comienza a perfilar el rostro de la chica
que casualmente se sienta frente a él. Ella se dá perfecta cuenta que aquel
chico la está dibujando, pero su parada llega antes de concederle el tiempo
suficiente para completar su obra y su musa baja del tren si que él pudiese
atraparla eternamente en su lienzo…

AMOR el de aquel señor entrado en canas por aquella mujer que nunca le
correspondería y que, sentado frente a mí aquel día en aquel vagón, quiso tender repentinamente un puente entre nuestras vidas, desconocidas hasta ése instante.
– Espero no molestar…, pero, dígame, por favor…para usted, ¿qué es la
diplomacia?.
Imagino entonces que la diplomacia, en su más cruda bofetada, ha de
ser esa que debió emplear aquella mujer al rechazar la invitación de aquel señor de canas, la misma que usara para explicarle que el AMOR que él la
demandaba ella lo destinaba ya a otra persona.

Desde que hace unos meses leyera “Las intermitencias de la muerte”
de J. Saramago, me pregunto qué pasaría si en lugar de la muerte como
protagonista, dueña y señora de la vida de los hombres y mujeres, fuese el
AMOR, el que decidiese, un día cualquiera, interrumpir su existencia.
Si fuese el AMOR quien nos enviase sobres a nuestro domicilios (al
igual que hacía la muerte de Saramago) con un aviso del tipo:

” Señor/a Fulanito/a de tal…..
Según la decisión tomada por mi mismo en el seno de mi más profunda
libertad de expresión y , como decisión ésta de tipo irrefutable e insalvable
por ninguna artimaña de usted o de alguien de su más cercano entorno, le
comunico que a partir del próximo lunes dejaré de expresarme y de realizar las funciones a las que hasta el momento le tenía acostumbrado, tanto dentro de usted, intrínsecamente hablando, como en las personas que a su alrededor se encuentran, anulando toda relación y/o sentimiento que
alcance a parecerse a lo que yo mismo he sido y significado hasta el día
de hoy.
Atentamente, le saludo, AMOR ”

Un mundo entonces sin AMOR por.., sin AMOR hacia…

Como la historia de AMOR del muchacho del tren con su lapiz y su
fugaz musa; como la del hombre canoso y aquel amor que no le
correspondiera …
Como la nuestra…pinceladas no acabadas, cambios inesperados en los
planes de vida…; una noche apareces porque sí , y el resto consiste en construir algo nuevo. Y volver a construir, y completar desde tu imaginación el perfil de la musa no acabada, y reconocer nuevos brillos en otros ojos, y juntar nuestras manos las veces que haga falta…
Así surge nuestra historia, completando cada uno nuestras propias historias personales, depurando recuerdos, reconciliándonos con la vida,
reconociéndonos con más intensidad cada día.
Nuestra HISTORIA DE AMOR mañana se habrá hecho más grande y quizá necesite un nuevo nombre.

Hoy, solo a veces, te recuerdo.

Madrid.2008 “

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s