Publicado en Curiosidades

“El bosque de los Cien Acres” en el punto de mira psiquiátrico.

 La “manía” desmedida de algunos profesionales de la Psiquiatría por encajar “a capón” un diagnóstico para cada conjunto de síntomas,  o cada conjunto de síntomas en un cuadro diagnóstico, les ha llevado a realizar estudios “extremos” y peculiares que no por su caracter, en principio jocoso, dejan de ser preocupantes tanto para la opinión pública como para los profesionales de salud que intentan, y entre ellos me incluyo, salir del encasillamiento diagnóstico que se usa de manera desmedida para tratar el síntoma y la cualidad positiva encubierta del enfermo.

En éste artículo rescato un “estudio”  que apareció en el Canadian Medical Asociación Journal del año 2000, realizado por una pediatra canadiense y colaboradores, Shara E. Shea y aunque éste periódico acostumbra a incluir artículos de caracter humanista y humorístico este trabajo fue citado en el periódico (uno de los de más tirada del entorno de la psiquiatria)  en un tono bastante literal y sin aclarar el sentido jocoso del número de la revista en que se publicó.

La historia comienza aquí, en un lugar nacido de la imaginación del escritor escocés Alan Milne (1882-1956), llamado el Bosque de los Cién Acres , en el que amigablemente conviven una serie de personajes animales entre los que destaca el  tan famoso y querido por los niños Winnie the Pooh.

Pues bién. De repente, lo que en principio parecia una convivencia idílica entre personajes sin otra funcionalidad que entretener al espectador con cierta dosis de ternura se trasforma en un entorno psiquiátrico cargado de conductas patológicas que nacen de personajes enfermos y con diferentes estados mentales disfuncionales.

Comenzamos por nuestro protagonista Winnie the Pooh: de quien nos dicen que padece un Trastorno por Déficit de atención con hiperactividad, con predominio del déficit de atención, al que acompaña  otro diagnóstico comórbido: el de retraso mental con sintomatología de tipo impulsivo.

Pero no contentos con éste “paquete de patologías ” todavía aventuran más. En opinión de Shea y asociados, Winnie padece también un trastorno obsesivo compulsivo  como demuestran irrefutablemente su fijación obsesiva por la miel (que contribuye a su obesidad) y una especie de obsesión aritmética, ya que cuenta sin parar. La simultaneidad del trastorno obsesivo y el déficit de atención sugiere a los autores que podría presentar un Tourette o para que lo entendamos, un trastorno neurológico cargado de tics nerviosos , dificultades para concentrarse y problemas en escritura y lectura.

Despellejado por completo el bueno de Winnie vuelcan ahora sus venenosas miradas diagnósticas hacia su mejor amigo, el cerdito  Piglet, el cual recibe el diagnóstico de Trastorno por Ansiedad Generalizada aunque se plantean seriamente si el pequeño tamaño de Piglet  estaría relacionado con  un retraso del desarrollo, que les hace dudar si éste personajillo es adulto o sigue siendo adolescente.

Igor es un burrito cenizo de trapo al que Shea y colaboradores diagnostican de distimia,( trastorno afectivo crónico de carácter depresivo leve, caracterizado por la baja autoestima y aparición de un estado de ánimo melancólico, triste y apesadumbrado) derivado quizá del suceso traumático de la amputación de su cola en el pasado y por la falta de alojamiento adecuado, (nido familiar) ya que siempre está intentando construirse una casa.

              

Para éstos investigadores concienzudos el búho es obvio que padece una dislexia (Trastorno de la lectura) y  que lamentablemente no recibió a tiempo un tratamiento adecuado para su problema.

El conejo a su vez, es un caso paradigmático de Trastorno Narcisista de Personalidad (fantasías de grandiosidad y de éxito,  necesidad de admiración, falta de empatía).

El pequeño canguro Rito preocupa a nuestro equipo investigador por vivir en una familia monoparental (su madre Cangu o Kanga , en el original , es según la serie su única progenitora conocida).

 Hay otros datos que colman de inquietud a los investigadores: Cangu tiene unos hábitos alimentarios deficientes, con abuso de los extractos de malta y su mejor amigo es Tigger , que padece un Trastorno por déficit de atención con hiperactividad tipo con predominio hiperactivo-impulsivo lo que obviamente le convierte en una figura de referencia inadecuada. Esta conjunción de factores desfavorables aboca al pobre canguro a una futura adolescencia marginal y disocial (hijo de hogar monoparental, con un grupo de amigos poco recomendable y con tendencia al abuso de los extractos de malta)

Para terminar, posan su atención en Christopher Robin,   el niño amigo de Winnie y líder tácito de los animalillos del Bosque de los 100 Acres. Para Shea y colaboradores, este personaje no presenta todavía un trastorno definido, pero exhibe algunas características preocupantes. Carece de supervisión parental, pasa el tiempo hablando con animales, su rendimiento escolar es bastante mejorable, y a juzgar por las ilustraciones originales de la serie podría verse afectado en el futuro por un trastorno de Identidad Sexual.

 

Cómo reflexión final, ¿cómo explicar que un periódico se tome medio en serio un artículo como el descrito, que daría al lector  la impresión de que en Canadá hay un grupo de chiflados fundamentalistas capaz de diagnosticar a todo lo que se les ponga a tiro?

Como sin duda hay explicaciones más lógicas y sensatas, se nos ocurre sugerir que tal vez sea porque a nadie le choca demasiado que desde la Psiquiatría se emitan diagnósticos sin ton ni son. Pero, claro, esto se sugiere  en sintonía con el “supuesto”   tono desenfadado y surrealista del trabajo de Shea y colaboradores… más o menos.

Fuente:
Shea SE, Gordon K, Hawkins A, Kawchuk J, Smith D. Pathology in the Hundred Acre Wood: a neurodevelopmental perspective on A.A. Milne. CMAJ 2000 163: 1557-1559

Anuncios

3 comentarios sobre ““El bosque de los Cien Acres” en el punto de mira psiquiátrico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s