Publicado en Curiosidades, Psicología General

Pequeños enganchados al móvil

Pequeños yonquis

Que los adultos sean adictos al móvil es triste, pero aún más que algunos enganchen a sus hijos

¿Hay algo más triste que una pareja en silencio en un restaurante y cada uno mirando su móvil? Sí, una pareja con hijos en un restaurante haciendo lo mismo, pero todos juntos, en familia, con los niños absortos en un móvil o una tablet. Entre eso y un grupo de amebas no hay mucha diferencia. Si algunas familias lo hacen a la vista de todos no quiero ni pensar cómo será cuando cenen en casa. Con la tele puesta, imagino. ¿No es asombrosa la cantidad de gente hecha y derecha que en un avión se pasa dos horas con un juego de bolas de colores? Si de todas formas nuestros niños ya se arriesgan a llegar a eso de adultos, y empiezan tan pronto, en el futuro conseguiremos unos estupendos ejemplares de borricos tecnológicos.

Ilustración

Me limitaré al caso de los niños, lo de los más mayores y adolescentes con el móvil ya es para llamar a un equipo de exorcistas. Si al ver esa pareja del restaurante uno piensa que tienen una crisis, aunque ellos no lo sepan, y les das dos telediarios, debemos admitir que con niños es peor. No traes un niño al mundo para que no te dé el latazo. Los niños lo dan, es algo mundialmente sabido. Porque todos hemos sido niños y lo hacíamos. Es una simplificación peyorativa, por supuesto: no es que sean pesados, es que reclaman nuestra atención, y a menudo para cosas interesantísimas, si uno se pone en situación. Y ahí nos duele, porque hoy los adultos vivimos muy dispersos. Hay cantidad de chorraditas que nos tienen entretenidos y abducen nuestra atención. Puedes ir por la calle dando collejas y la mitad, encorvados con el móvil, ni se enteran por dónde les ha venido.

Lo más difícil del mundo con los enanos es eso: estar ahí. Piden tiempo, nuestro tiempo. Tirar de móvil es estar con ellos pero como si no estuviéramos. Como decir: “Cariño, apaga el niño, dale la tablet”. Luego se obsesionan y se enganchan, claro. Cómo no se van a obsesionar si nos obsesionamos nosotros, que somos mayorcitos. Lo peor de estos padres es que lo saben. Cuando lo hacen es frecuente oír explicaciones: no lo hago mucho, solo cuando se ponen pesados. Te cuentan con inquietud que el niño está enganchado, y no hay manera de quitarle el aparatito. Se tiende a evitar conflictos. Montar un pollo con el chaval está mal visto. Te miran como a un nazi y a él como a carne de psicólogo con traumas acumulados. Quien no se siente obligado a justificarse ya es un caso perdido, casi ofensivo, porque parece que piensa que a ti también eso te parece normal.

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) lo corrobora: los padres lo saben -y menos mal, no nos hemos vuelto todos chalados-, pero lo que pasa es que se han rendido. Una encuesta del mes de abril revelaba de forma demoledora que nueve de cada 10 padres españoles creen que las nuevas tecnologías han cambiado mucho o bastante la vida de las familias -a peor se entiende-, que niños y jóvenes tienen dependencia, que les hacen perder el tiempo, les vuelven más perezosos y les aíslan. La fractura entre la teoría y la práctica quedaba demostrada por un dato: el 80% pensaban que la edad idónea para empezar a usar las redes sociales era entre 12 y 18 años, pero más de la mitad admitía que sus hijos habían comenzado entre los seis y los 11. Unos calzonazos. Los encuestados concluían que sí, que es un problema, pero que es “inevitable”. Es el retrato de una derrota colectiva. Luego te cuelan la reforma laboral, o a Axl Rose en AC/DC, y es lo mismo: era inevitable, las cosas han venido así.

No sé, yo creo que lo que tiene que hacer un niño es mirar alrededor. Aburrirse estimula mucho más la creatividad y saber esperar es una de las cosas más importantes que se pueden aprender en esta vida, porque toca esperar mucho, a veces para nada. No sé qué idea pueden hacerse del uso del tiempo libre y del arte de la conversación, de la imaginación y la improvisación si los minutos se asfaltan con hipnosis en una pantallita. No se rindan. Es tremendo recordarlo: nos observan, nos conocen mejor que nosotros mismos, y lo que es peor, nos imitan. Esta batalla es difícil porque la única manera es predicando con el ejemplo, que nos vean menos pegados al teléfono. Muchos niños, cuando dibujan a sus padres, les retratan con un móvil en la mano. Me pasó a mí. No se lo deseo. Arrojen el móvil por la ventana si aún están a tiempo. Jueguen con ellos aunque sea al parchís magnético. (Nota para el editor: firmar esto con seudónimo)

 

Fuente: articulo de IÑIGO DOMÍNGUEZ para El Pais:

http://elpais.com/elpais/2016/05/09/actualidad/1462786345_035704.html?id_externo_rsoc=fbads_yonquis_eshm1850

 

Publicado en Antropología y Psicología, Cuéntame qué soñaste, Curiosidades, Hipnosis

¿Cuáles son los sueños más comunes y qué significan?

Los expertos se debaten entre si los sueños tienen un significado o no, pero lo que parece claro es que no existe una interpretación estándar para todos, sino que hay que buscar la nuestra propia.

John Wesley, 1992

Una obra de John Wesley, 1992

Foto: Corbis

Hay quién dice que nunca sueña, pero no es cierto, simplemente no lo recuerda. Todos tenemos sueños, y también alguna que otra pesadilla, aunque la ciencia no se ponga del todo de acuerdo en cuanto a qué significan estos fenómenos.

Si bien fue Freud el que extendió la teoría de que los sueños son una forma de acercarse a nuestro inconsciente, otras corrientes defienden que los sueños son solo subproductos generados al azar durante la fase REM. En una postura más intermedia, el psiquiatra estadounidense Allan Hobson definía los sueños como “activaciones espontáneas de las neuronas, desde el tronco cerebral, a las que nuestro córtex da sentido e interpreta”. Es decir que no tienen un significado oculto, pero si informan de nuestras preocupaciones e intenciones globales.

¿Entonces es posible o no interpretar los sueños? La psicóloga Ainoha Plata explica que “quizás ambas teorías tengan su parte de razón. Es cierto que los sueños aparecen mientras dormimos, debido a que se activan ciertas áreas cerebrales que hacen que se muestren recuerdos y emociones, pero no creo que sea totalmente al azar. Es decir, lo que sale a la luz es porque está ahí, y si nuestro cerebro lo interpreta de una manera o de otra es por algo. Lo cual no quiere decir que en algunas ocasiones sea fruto del azar y el sueño no tenga el más mínimo sentido”. Sin embargo, esto no quiere decir que haya interpretaciones estándar que sirvan para todo el mundo.

¿Cómo analizar nuestros propios sueños?

Plata insiste por tanto en que “lo que tenemos claro es que el mito de que podemos interpretar todos los sueños con un manual es falso”, pero lo que sí podemos hacer es intentar interpretar nuestros propios sueños, ya que estarán relacionados con nuestras propias vivencias. Para ello, el también psicólogo Nacho Coller propone un método muy sencillo, en tan solo cuatro pasos:

1. Describe con detalle un sueño reciente y que recuerdes bien. Puedes ayudarte pensando en describirlo como si fuera una película que hubieras visto. Una vez descrito el sueño, lo siguiente que tienes que analizar es el componente emocional, ¿cómo te sentías en ese momento? Añádelo a la descripción.

2. Tras analizar el sueño hay que analizar la realidad, incluyendo nuestros miedos, angustias, problemas, esperanzas, o ilusiones para buscar las implicaciones y relaciones entre ambas cosas. ¿Es posible que el sueño tenga relación con algo que haya pasado hace poco en nuestra vida o qué esté sucediendo en este momento?

3. Teniendo en cuenta que muchas veces las claves las puede dar un profesional, si se está acudiendo a terapia es interesante compartir esta información con un psicólogo, para que pueda ayudarnos a buscar la relación del sueño con los sucesos de nuestra vida. Es decir, qué puede decirte el sueño acerca de tu vida personal y profesional, tu personalidad y tus relaciones.

4. Para sacar más mensajes en claro la idea sería ser protagonistas del sueño desde el estado consciente. ¿Qué cambiarías? ¿Cómo te gustaría que acabara? Y con todo ello llegar a la pregunta final: ¿con esa nueva versión del sueño nuevo cómo podrías cambiar tu vida?

¿Cuáles son los sueños más comunes?

Si parece claro que todos soñamos, queda por saber si todos soñamos con las mismas cosas. A este respecto el psicólogo Nacho Coller aporta que “el 80% de los sueños suelen tratar sobre historias completamente normales, historias asociadas al trabajo, a la casa, o a la familia”. De hecho, según el experto las personas que aparecen en los sueños suelen ser conocidas, calculando que aproximadamente que el 20% de las personas que aparecen son familiares y otro 50% son amistades. Además, como curiosidad, el psicólogo destaca que “en casi todos los sueños somos los actores principales y se viven en primera persona la gran mayoría de ellos”.

Si pese a todo ello necesitas una guía más precisa sobre qué pueden significar tus sueños, estas son algunas de las ideas más extendidas sobre los sueños más comunes, para que puedas empezar a tirar de tu propio hilo:

Algo o alguien nos persigue: Según Plata este tipo de sueños suelen ser comunes en momentos “de altos niveles de ansiedad, de presión laboral o familiar o de exceso de responsabilidad”, que también puede manifestarse en sueños con algún tipo de catástrofe.

Nuestra pareja nos traiciona: Si ver a un monstruo terrible detrás de nosotros nos produce angustia, ver a nuestra pareja besando a otra persona nos puede causar pavor. Sin embargo, soñar que nuestra pareja nos traiciona es muy común. No se trata de nada premonitorio, simplemente, tal y como explica la psicóloga “puede indicar que hay una parte de nosotros que teme ser abandonado, miedo a la soledad, etc.”

No hemos estudiado para el examen: Esa situación en la que llegas a clase o al trabajo y nadie te ha avisado de que se hacía una prueba o un examen y entras en crisis. “Esto se puede dar por dos razones- incide Plata- bien porque ya lo has vivido y el sueño es una especie de recuerdo distorsionado, o bien porque se acerca un momento parecido y estás preocupado por lo que pueda pasar”. Es decir, que quizás haya algún tipo de prueba que debas afrontar en tu vida, aunque no sea precisamente un examen de matemáticas. “En todo caso lo que ocurre es que tu mente le ha dedicado o le está dedicando tanta energía en pensar o planificar ese momento, que no te libras de ese pensamiento ni durmiendo”.

Un sueño erótico con un conocido: Vale, dicen que los sueños a veces resumen nuestros pensamientos del día, y también dice que cada persona piensa entre 20 y 10 veces al día en sexo, entonces, ¿cómo no va a aparecer también en sueños? Sin embargo, tal y como insiste de nuevo la psicóloga “los sueños eróticos pueden ser por diversos motivos”. Eso explicaría por qué a veces tenemos sueños eróticos con personas que no solo no nos atraen, sino que nos perturban. “Esto puede ser producto de una mala mezcla de recuerdos y sensaciones que realiza nuestro cerebro, por lo que no tenemos que relacionar los sueños eróticos con atracciones ocultas”.

Sentir que caemos: Es otra sensación típica, tanto que a veces la sensación de caída es tan real, que nos despertamos sobresaltados en la cama. Sin embargo, según Nacho Coller esta caída podría relacionarse “con temor a perder el control sobre alguna situación vital”.

Perder a un ser querido: No es que le deseemos la muerte a nadie, ni que tengamos que temer por su vida desde ese momento, ya que como traduce el psicólogo “se trata de miedo a perder a esa persona, nada más, ni nada menos”. Incluso a veces, tras una ruptura, el sentimiento de pérdida puede manifestarse a través de este tipo de sueños.

¡Estoy volando!: siendo otro de los sueños típicos, es curioso como cada uno suele “echar a volar” de maneras diferentes, aunque por lo general se relaciona con la sensación de nadar, al ser la única sensación conocida de ingravidez. “Si la persona en el sueño disfruta del vuelo, puede significar que disfruta con la vida que lleva y que tiene casi todo bajo control, algo así como: ¡qué bonita es la vida desde aquí arriba!”, puntualiza Coller

 

Fuente: http://smoda.elpais.com/placeres/existe-manual-interpretar-suenos/
Publicado en Curiosidades, NOVEDADES

El cerebro de Einstein poseía unas “características únicas”

Un estudio de la Universidad de Florida ha revelado que el cerebro del científicoAlbert Einstein “no era como el de la mayoría de la gente” sino que poseía unas “características únicas”, como la corteza cerebral.

   El autor principal de la investihación,Dean Falk, ha indicado que, aunque el tamaño y la forma asimétrica del cerebro de Einstein eran normales, “tenía una corteza prefrontal extraordinaria, que podría haber contribuido a algunas de sus habilidades cognitivas notables”.

Después de que Einstein falleciera en 1955, su cerebro fue seccionado y fotografiado por el

patólogo Thomas Harvey desde varios ángulos. Algunas de estas imágenes se han perdido, pero el equipo de investigadores de Florida ha estudiado 14 de estas fotografías que fueron descubiertas recientemente en el Museo Nacional de Salud y Medicina en Maryland (Estados Unidos).

Tras tomar las imágenes Después, el propio cerebro se cortó en 240 bloques separados para el análisis, la mayoría de los cuales permanecen en el Centro Médico de la Universidad de Princeton (Estados Unidos). La ubicación de algunos de los fragmentos del cerebro de Einstein no se conocen.

Falk cree que estas identificaciones realizadas en el estudio pueden servir“para científicos interesados en realizar trabajos de comparación entre el cerebro de Einstein y el de otros seres humanos”

 

Enlace noticia:  http://www.europapress.es/ciencia/noticia-cerebro-einstein-poseia-caracteristicas-unicas-20121119173043.html

.

Publicado en Curiosidades

CURIOSIDADES DE LA PSICOLOGÍA…Y EL INCONSCIENTE

¿Sabías que mostrar la imagen de la estatua de El  Pensador, de Rodin, antes de realizar una tarea intelectual en una investigación científica estimula la capacidad analítica de las personas que ejecutan la tarea? Los mecanismos inconscientes de la persona vuelven a actuar sobre la capacidad racional y analítica…Efecto que, por el contrario, no se producía cuando la imagen que se les mostraba era la de El  Discobolus griego….

Curiosidades de la psicología….. 

Publicado en Curiosidades

TENEMOS DERECHO A LA OSCURIDAD

Desde hace varios años en las carreteras españolas están produciendose un fenómeno que lejos de ser paranormal resulta de lo más incómodo y …costoso. El robo del cobre de las autopistas y carreteras secundarias españolas se lleva produciendo desde hace ya bastante tiempo dejando a oscuras grandes porciones de carreteras que antes disponían de una gran visibilidad y luminosidad,  y dejando a merced de los faros de los automóviles y de la buena vista e intuición del conductor la buena y segura conducción.

Hasta ahora pensábamos todos que ésta oscuridad llevaba aparejada un aumento del riesgo de accidente puesto que al reducir la visibilidad era más probable que se produjese mayor dificultad a la hora de esquivar posibles riesgos en carretera y de prevenir movimientos o apariciones de otros vehículos.

Hasta ahí, el sentido común de todos nos ha hecho llegar a la misma conclusión. Pués han tenido que comenzar a investigar la cuestión en un instituto de conducción de París para que sorprendentemente nos llegue una información distinta al respecto.

Todavía no se han realizado estudios en profundidad, y menos aún en los tramos de carretera española en los que los cables de electricidad fueron sustraídos y no se ha repuesto la luz para los conductores a día de hoy, pero los resultados comienzan a apuntar a que sorprendentemente en aquellos tramos de carretera sin luz se reducen enormemente los accidentes de tráfico.

¿Cómo puede ser ésto así? La explicación es tan sencilla como natural. Cuando caminamos por un lugar sin apenas luz nuestros sentidos, y no solo la vista, se agudizan y somos capaces de prevenir golpes y movimientos que pudieran complicar nuestra posición. En la conducción parece suceder lo mismo. Además somos mucho más prevenidos a la hora de realizar maniobras peligrosas, puesto que nuestra visibilidad no va más allá de lo que nos muestra la luz de los faros parece que evitamos aventurarnos en zonas semioscuras de conduccion.

Los conductor que circulan por vías oscuras, guiados unicamente por los faros de sus coches agudizan sus atención al máximo y mantienen sus recursos atencionales por más tiempo en la probabilidad de aparición de otro coche o posible objeto de colisión, indicaciones, desvíos…etc

Como conclusión de éstas observaciones no contrastadas hasta el momento científicamente por otras investigaciones, suponemos que la luminosidad en ciertos momentos no resulta ser tan beneficiosa como esperamos y que la convivencia con un nivel óptimo de luz sin deslumbramientos nos ayuda a adaptar nuestra vision a un contexto determinado.

PAra concluir os dejo con un artículo muy reciente en relación al trabajo que muchos astrónomos y científicos de éste país están realizando en numerosos puntos del planeta. Se necesita más oscuridad para apreciar mejor la belleza del cierlo nocturno y disfrutar de una luz suave en lugares en los que no es necesaria una fuerte luminosidad.

TENEMOS DERECHO A LA OSCURIDAD

La Sociedad Española de Astronomía (SAE) celebra, desde este lunes y hasta el viernes 13, su décima reunión bienal, y lo hace precisamente en Valencia, ciudad de la que destacan su alto grado de contaminación lumínica. «Es sabido por todos que Valencia es la ciudad con mayor exceso de iluminación de España y, probablemente, también de Europa» advierte Enric Marco, técnico superior de Astronomía en la Universitat de València.

A modo de inauguración del congreso, un grupo de expertos astrónomos presentará el próximo lunes los resultados de sus estudios sobre el impacto del sobreconsumo y el exceso de iluminación, no sólo en el ámbito de la astronomía, sino en el medio ambiente y el resto de ciudadanos. Entre sus datos, el nombre de Valencia aparece subrayado, y no en sentido positivo, porque los números que posee la SEA reflejan que Valencia es una de las urbes europeas que más gasta en luz, en concreto invierte cada año 137 kWh por habitante y año, el triple que la mayoría de ciudades de Alemania. «No es comprensible que con la mitad de población, Valencia gaste el doble en luz que Barcelona y Madrid», asegura Marco, uno de los expertos en contaminación lumínica que participarán en la presentación del congreso.

En este sentido, los astrónomos españoles destacan que el exceso de luz artificial no sólo perjudica a su colectivo, sino que se trata de un daño para todos los ciudadanos, y también el medio natural. «La gente cree que es una contaminación inofensiva, porque no produce enfermedades de forma directa, como puede producir la contaminación de un río, pero el exceso de luz artificial daña seriamente parques naturales, como el del Túria».

La luz no conlleva más seguridad En opinión del astrónomo valenciano, «si la gente viajara y viera lo que sucede en otras ciudades del continente, se daría cuenta de que en ninguna hay tanta luz como en Valencia. Sin embargo, los que vivimos aquí lo tenemos como algo normal». Además, Marco destaca que ni tan siquiera el argumento de que la iluminación comporta un mayor grado de seguridad es válido, porque según este astrónomo «ha quedado demostrado que un mayor grado de luz no conlleva más seguridad para los ciudadanos en las calles».

De hecho, este experto cree que uno de los errores está en la forma de muchas de las farolas instaladas en la ciudad, ya que de cada poste que se implanta en las calles «aparecen cuatro brazos de luz distintos». Una de las consecuencias de esto es que «Valencia es la única ciudad en la que puedes leer el periódico por la calle en plena noche».

               
.
Publicado en Curiosidades

La importancia de una actitud mental: La derrota de Nadal

La importancia de una cuidada actitud mental es lo que marca la diferencia entre un éxito y un fracaso en casos sobre todo de los deportistas de alta competición, tenistas, atletas, nadadores, ciclistas…etc

En todos ellos no solo cuenta la preparación física para lograr una superación diaria acorde con sus objetivos sino y sobre todo una actitud mental positiva y adecuada al entrenamiento, a las posibilidades y a los objetivos marcados.

¿De qué manera tus actitudes mentales marcan en tu vida cotidiana diferentes resultados?

¿Hasta qué punto somos conscientes de ésta importancia de tener un pensamiento fuerte y definido  frente a los acontecimientos?

¿Merece la pena pararnos a entender nuestras actitudes mentales y a adaptarlas a los acontecimientos y objetivos?

Para muestra éste artículo aparecido hoy mismo en el periódico digital  Público.es  sobre la actitud mental de Nadal en el partido contra DJokovic y los resultados obtenidos por cada uno de los jugadores….

Nadal, contra Djokovic y la psicología

Rafa busca en Australia su 11º Grand Slam

Es imposible no pensar en ello. Está en el ambiente, nubla la vista y desespera. Seis derrotas consecutivas son una afrenta y una tortura. No haber ganado a Djokovic en 2011 es una pesada carga para Nadal. En realidad, es la única carga. El tenista español vive con ese lastre que el pasado año le presentó como un abonado a perder. Sin embargo, fue claramente el segundo mejor del circuito. Hoy, en Australia (Canal+, 9.30 h.), jugará su cuarta final de Grand Slam consecutiva, un insuficiente éxito. La exigencia es la victoria, todo lo demás se pierdecomo lágrimas en la lluvia.

La psicología juega del lado de Djokovic, negarlo sería una necedad que nadie comete. “La ventaja mental es para él y es favorito por jugar en la pista que le va mejor. Después de lo que ha ganado, su confianza está por encima”, comenta Nadal sobre su batalla. “Tal vez tengo una ventaja mental porque he ganado seis finales con él en 2011 y he tenido mucho éxito cuando nos hemos enfrentado. Pero es un año nuevo. Es un nuevo desafío”, conviene Djokovic. Para estas obsesiones también hay pastillas en forma de frases hechas. Nadal no quiere darle trascendencia a la cita, pensar que hoy será un día más en la oficina. “No tengo casi nada que perder. He sumado ya más que el año pasado, he empezado mejor de lo que hubiera imaginado, tanto de nivel mental como tenístico”, asegura el balear, que se impuso a Federer en semifinales y hoy busca su undécimo grande. Tantos como Rod Laver y Bjorn Borg, miembros por derecho propio de las estancias más lujosas del olimpo del tenis.

Más allá de los juegos de mente, protagonistas siempre en ese ajedrez aeróbico que es el tenis, tendrá que jugar como nunca para ganar. “Debo jugar agresivo y mi mejor tenis porque, si no, es prácticamente imposible”, acepta Nadal. Su ventaja, la carta que puede cambiar la partida, es el físico. Ha gozado de un día más de descanso y su semifinal fue menos dura que el titánico partido de Djokovic contra Murray. El español le quita importancia a lo que es un hecho. “Si yo me recuperé del partido ante Verdasco a 5 horas en 2009, lo lógico es que él se recupere de un partido que fue un poco menos intenso y en el que jugaron un poquito menos de tiempo”, comenta. No se cree que Djokovic sufra mucho: “Lo ves con gestos de cansancio durante el partido, pero dos horas después sigue corriendo igual. No sé hasta que punto es real o quizás un escudo”.

http://www.publico.es/deportes/419245/nadal-contra-djokovic-y-la-psicologia