Publicado en Hipnosis, NOVEDADES 2016, Técnicas Psicoterapeúticas

MINDFULLNES…¿qué es y para qué sirve? GUÍAS DE EJERCICIOS GRATUÍTAS

La palabra Mindfulness es también una de las primeras traducciones que se hicieron de la palabra “sati” en pali, un idioma vernacular similar al sánscrito que se hablaba en la época en que el Buda comenzó a enseñar hace 2500 años. Sati es la nominalización del verbo “sarati” que significa rememorar o recordar. Puesto que recordar es precisamente traer al presente, en su concepción última sati o mindfulness es la capacidad humana básica de poder estar en el presente y de “recordarnos” estar en el presente, es decir, constantemente estar volviendo al aquí y ahora.

mentellenaomenteplena-1.png

No podríamos vivir sin la capacidad de estar en el presente: es la que nos permite recordar a dónde estamos yendo mientras caminamos, aún cuando durante el trayecto nos hayamos perdido en miles de pensamientos. Sin Mindfulness sería imposible poder observar y reconocer la propia experiencia y vivir en este mundo. Sin embargo, y aunque creemos tener control conciente de nuestra atención, lo que normalmente sucede es queestamos constantemente atendiendo a pensamientos acerca del pasado o del futuro o bien, reconociendo solo una pequeña porción de lo que está sucediendo en el presente: si lo que estoy experimentando me gusta, quiero que continue o si lo que estoy experimentando me desagrada, quiero que desaparezca.

mindfulness

Mindfulness permite reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo, aceptando activamente el fluir de la experiencia tal cual se está dando. Así es que, aunque experimentemos algo desagradable (por cierto algo inevitable en la medida en que estemos vivos), podremos ahorrarnos el sufrimiento añadido de tener que lograr que aquello desagradable desaparezca. Quedarse solo con lo que experimentamos sin agregar sufrimiento es lo que la práctica de mindfulness permite.

FUENTE: http://www.mindfulness-salud.org/que-es-mindfulness/que-es-mindfulness/#.V1ke7yN97IU

MINDFULLES NIÑOS

 

Descarga gratuítamente estas guías de Mindfullnes

-Para educadores y padres:

https://mindfulnessenpalabras.wordpress.com/2015/05/10/descarga-gratis-libro-mindfulness-guia-para-educadores/

-Manual ejercicios de Autoobservación:

http://www.laatencionalpresente.com/wp-content/uploads/2014/07/2014-Manual-de-ejercicios-de-autobservaci%C3%B3n-1%C2%AA-Parte.pdf

-Manual de ejercicios para Atender al Presente:

http://www.laatencionalpresente.com/wp-content/uploads/2014/01/2014-Manual-de-ejercicios-para-Atender-al-Presente.pdf

-Manual de ejercicios para atender al presente, de forma compartida, para cuidadores y enfermos de Alzheimer en fase leve y moderada :

http://www.laatencionalpresente.com/wp-content/uploads/2014/01/2014-Manual-de-ejercicios-para-la-Atencion-compartida.pdf

-MINDFULNESS (ATENCIÓN PLENA): LA MEDITACIÓN EN PSICOLOGÍA CLÍNICA:

http://cms.ual.es/idc/groups/public/@vic/@vestudiantes/documents/documento/gm7.pdf

 

 

Publicado en Hipnosis, Psicología General

¿Qué pasa en el cerebro de las personas con ansiedad?

Si hay algo característico de los trastornos de ansiedad, sin duda es el miedo. Un miedo difuso que produce angustia y que no tiene una causa clara. Varias zonas del cerebro son claves en la producción del miedo y la ansiedad. En especial la amígdala, una estructura con forma de almendra,  y el hipocampo.

La amígdala se encarga de alertar al resto del cerebro de posibles amenazas y de activar una respuesta de miedo o ansiedad. El hipocampo, fundamental para la consolidación de la memoria y el aprendizaje, se encarga de almacenar los sucesos peligrosos en forma de recuerdos.

En la mayoría de las personas, la sensación de miedo es algo adaptativo, que nos protege de peligros. Pero en las personas con trastornos de ansiedad esa emoción es desproporcionada y en muchos casos generalizada, causando una gran angustia que puede llegar a ser muy limitante. Se sabe además que la hiperactividad de la amígdala lleva al desarrollo de los miedos fóbicos.

Un estudio que acaba de publicarse podría ayudar a explicar cómo se pasa de un miedo normal y adaptativo a otro generalizado y disfuncional. Según este estudio, la sensación de miedo es una cuestión de números y depende de una votación “democrática” entre nuestras neuronas, que de forma individual son capaces de distinguir lo que supone una amenaza y lo que no. Si la mayoría se alarman, sentimos miedo. Por el contrario, si sólo se alteran unas pocas, no cunde el pánico y permanecemos tranquilos.

Eso es al menos es lo que se deduce de un artículo que acaba de publicar Nature Neuroscience llevado a cabo con ratas. Al parecer,en la amígdala, la parte del cerebro que procesa el miedo, hay una minoría de neuronas muy temerosas, a las que cualquier señal del entorno les lleva a transmitir una señal de pánico. Sin embargo, la mayoría solo se “alteran” y mandan señales de miedo cuando hay una causa justificada. El resultado en la conducta visible de la rata es la ausencia de temor.

Los investigadores han llegado a esta conclusión trabajando en el sentido inverso: del comportamiento que observaban en los roedores a lo que ocurría en su cerebro, mirando neuronas individuales.

 

hipocampo2

 

De forma parecida a lo que hizo el fisiólogo ruso Pavlov al adiestrar a un perro para que salivara al oír una campana que anunciaba la comida, los investigadores del Centro Nacionales de Ciencias Biológicas de Bangalore (India) enseñaron a un grupo de ratas a temer un sonido concreto tras el que llegaba siempre una descarga eléctrica. Además de este tono que anticipaba un castigo, las ratas escucharon otro que no tenía ninguna consecuencia para ellas, ni positiva ni negativa.

Los roedores enseguida aprendieron a distinguir entre los dos sonidos, el que anunciaba problemas y el que indicaba que no había nada que temer y no merecía la pena alterarse. Cuando los roedores ya tenían claro lo que había que temer y lo que no, los investigadoresmidieron la actividad eléctrica de sus neuronas, que es la base de la transmisión de los impulsos nerviosos. Y vieron que con el aprendizaje, la actividad eléctrica cambiaba. La mayoría de las neuronas respondían con más intensidad al sonido de peligro que al que indicaba que no había nada que temer. En definitiva, lo que estaban viendo era que cada neurona de la amígdala era capaz de distinguir el sonido que era

Neuronas “miedosas”

Sin embargo, vieron que había un pequeño número de neuronas, que podríamos calificar como miedosas, que no tenían esa capacidad de distinguir el sonido amenazante del que no lo era y que se alteraban en ambos casos. A pesar de ello se imponía la opinión de la mayoría de las neuronas, y la rata se mostraba tranquila.

Sin embargo, cuando la descarga eléctrica que acompañaba al sonido peligroso se volvía más fuerte, los animales perdían su capacidad de distinguir entre los dos sonidos y también se mostraban intranquilos ante la señal acústica que antes no presagiaba ninguna amenaza. Ante un daño potencial mayor, lo mejor es tomar medidas de precaución mayores y no fiarse de ningún ruido, por si acaso, parecía “razonar” el roedor.

Y cuando los investigadores miraron lo que ocurrían en su cerebro vieron que la actividad eléctrica en la amígdala, el “cuartel general del miedo”, había cambiado por completo. Ahora casi 5 de cada 6 veces, las neuronas respondían de forma alarmante tanto al sonido inocuo como al amenazante. Una gran parte de las neuronas había perdido la capacidad de distinguir lo verdaderamente peligroso y se habían convertido en mayoría. Y eso llevaba al comportamiento de “más vale prevenir” que de forma preventiva ponía en marcha el animal.

Ante una situación de amenaza intensa, las mismas neuronas que discriminaban los sonidos ahora ya no eran capaces de hacerlo, y reflejaban, o mejor dicho eran la causa de la tendencia del animal a apostar por lo seguro para no correr riesgos que podrían poner su vida en peligro. Asombrosamente, un comportamiento de conservación surgía directamente de la actividad eléctrica de las neuronas del roedor, que mayoritariamente optaban por el miedo.

Trastorno de ansiedad

Aunque hay miedos innatos, la mayoría de las situaciones que nos provocan temor en la vida diaria son aprendidas. Colgamos la etiqueta de peligrosas a situaciones que nos han provocado daños físicos y eso constituye una respuesta adaptativa encaminada a la supervivencia de la persona y la especie. También etiquetamos de igual forma a las amenazas psicológicas con las que no hemos sabido lidiar adecuadamente.

Pero en ocasiones nuestro cerebro no responde adecuadamente y todo le parece peligroso. Por eso los investigadores creen que su hallazgo puede tener implicaciones importantes a la hora de abordar, por ejemplo, un trastorno de ansiedad. Quienes lo padecen sienten temor ante cosas que no son en sí amenazantes en absoluto. Sin embargo les limitan mucho en su vida diaria. Según este estudio, sus neuronas podrían haber perdido su capacidad de discriminar las amenazas.

De igual forma algo parecido podría estar ocurriendo en los trastornos de estrés prostraumático (TEPT), en los que un suceso muy negativo deja secuelas que hacen revivir la situación una y otra vez ante cualquier detalle que recuerde la situación temida. Pueden ocurrir en soldados, victimas de violencia sexual, terrorismo o desastres naturales.

Fuente: http://abcblogs.abc.es/cerebro/public/post/que-pasa-en-el-cerebro-de-las-personas-con-ansiedad-16457.asp/

 

Publicado en Hipnosis, Psicología General

Así funciona el circuito del miedo en nuestro cerebro

   ¿Dónde nace el miedo? ¿Cómo reacciona nuestro cerebro ante una situación de pánico? ¿Podremos controlar algún día las fobias irracionales? Dos recientes estudios desentrañan el funcionamiento de estos procesos en un pequeño órgano conocido como amígdala, pero en los seres humanos el proceso es especialmente complejo y fascinante.

Sistema_limbico1

 

Imagina que vas caminando por el bosque, en apenas unas décimas de segundo escuchas un ruido y distingues una sombra detrás de unas ramas. Antes siquiera de comprender que se trata de un oso, tu cerebro ya ha desatado una respuesta masiva por su cuenta. Un pequeño órgano con forma de almendra, conocido como amígdala, centraliza todo el proceso que ahora empiezan a desentrañar los científicos. Por lo que sabemos hasta ahora, la amígdala es una especie de botón de emergencia de nuestro cerebro. Si nos acecha un peligro inminente, este núcleo activa una señal que reenvía inmediatamente al resto del cuerpo. En ocasiones, como nos cuenta el catedrático de Psicobiología de la UAM Luis Carretié, el sistema es capaz incluso de activar la respuesta antes de que seamos conscientes del peligro. “En algunos experimentos”, explica, “se presentan estímulos subliminales y la amígdala dispara respuestas fisiológicas como la sudoración en las manos, sin que el sujeto sea consciente de lo que le está asustando”. Pero, ¿cómo funciona este órgano capaz de disparar nuestros sentidos y hacer saltar el pánico? Dos estudios publicados la semana pasada en la revista Nature acaban de descifrar el funcionamiento de lo que los científicos han llamado “el circuito del miedo”. El equipo del neurobiólogo David J. Anderson, del Instituto Tecnológico de California (CalTech), y el del profesor Andreas Lüthi, del Friedrich Miescher Institute (FMI), han comprobado la existencia de dos tipos de células neuronales en la amígdala que se turnan para abrir y cerrar las “puertas” del miedo y controlan este proceso de “ida y vuelta”. “La amígdala analiza el ambiente de forma continua en busca de estímulos que predigan el peligro”, nos explica Wulf Haubensak, coautor del estudio realizado en CalTech, a lainformacion.com. “Lo que hemos podido demostrar es que el miedo está controlado por un microcircuito de dos poblaciones antagonistas de neuronas en la amígdala, que actúan como una especie de columpio”. “Estas dos poblaciones de neuronas”, prosigue, “se inhiben entre ellas. Es decir, sólo una de las dos poblaciones puede estar activa a un tiempo, como si estuvieran en uno de los dos extremos de un balancín, alternando entre dos estados”. Aunque aún es demasiado pronto, el conocimiento de cómo funciona el mecanismo interno de la amígdala puede ayudar a desarrollar tratamientos para controlar las fobias y la ansiedad. Un órgano antiguo y vital La existencia de esta pequeña almendra en el cerebro se remonta al pasado más remoto de los mamíferos y ha tenido un papel vital en la evolución. “El miedo es el estado más intenso en el que pueden entrar tu mente y tu cuerpo”, afirma Haubensak, “y sólo tiene una meta: tu supervivencia”. La amígdala, nos confirma Ignacio Morgado, catedrático de Psicobiología de la UAB, empieza a estar desarrollada en los mamíferos hace unos 220 millones de años. “Es la estructura más crítica de las implicadas en las emociones”, afirma Morgado, y, entre ellas, “activa los miedos más primitivos, pero siempre de forma muy interactiva con el resto del cerebro”. Los experimentos con ratones en el laboratorio demuestran el papel esencial de la amígdala en las emociones primarias. Un estímulo en la zona puede desatar el pánico y la ansiedad, y se trabaja con sustancias que bloqueen estas señales y eliminen el pánico. “Para todos los mamíferos”, asegura Haubensak, “la amígdala todavía coordina de forma principal las respuestas primarias y básicas al miedo ante un peligro”. Pero en el caso humano el miedo creció dentro de un panorama de emociones más sofisticadas y del desarrollo de una corteza cerebral cada vez más compleja, con lo que terminó regulando e interactuando con otros impulsos y emociones. “La amígdala siempre actúa de forma muy interactiva con el resto del cerebro”, matiza el profesor Morgado, porque el miedo no se localiza en un lugar físico sino que procede de una reacción de nuestro sistema neuronal “en conjunto”. De hecho, en los casos de lesiones de la amígdala en humanos las reacciones son complejas e interesantes. Algunos pacientes se sienten más desinhibidos ante los riesgos, como a la hora de hacer apuestas y en otros la desinhibición afecta a la manera en que nos relacionamos con los demás, como la distancia a la que estamos dispuestos a tolerar que alguien se acerque. Un estudio publicado en Nature el año pasado indicaba que los sujetos con lesiones en la amígdala no protegen su espacio personal ni reaccionan ante un acercamiento que, aunque sea en un ascensor o en una aglomeración, cualquiera de nosotros consideraría amenazante. La importancia de la corteza prefrontal El profesor Carretié coincide en que hablar únicamente del papel de la amígdala en el circuito del miedo en el caso de los humanos sería un error. “Hay que tener en cuenta el papel de la corteza prefrontal ventral”, nos recuerda. Esta zona, situada justo encima de los ojos, reúne algunas de las características más complejas de nuestra mente y tiene un papel clave también en el miedo, además del hipocampo y otros componentes del que se ha dado en llamar “sistema límbico”. “Su papel es incluso más importante que el de la amígdala”, asegura el catedrático. “En humanos y primates se ha demostrado que, aunque se extirpe la amígdala o se lesione, sigue habiendo respuesta de miedo que se activa en la corteza prefrontal”. Carretié considera que estudios como el realizado por Haubensak en Caltech, realizados con ratas, deben leerse con cautela a la hora de aplicarlos a los humanos. En nuestro caso, además de las neuronas inhibidoras, sería crucial el papel de la corteza prefrontal, que pone la situación en contexto y produce una respuesta menos “automática” y más elaborada al estímulo, por decirlo de alguna manera. Baste un ejemplo para entenderlo. Imaginemos que en un entorno laboral el jefe nos llama a nuestro despacho y nos insulta gravemente. La respuesta de la amígdala ante ese estímulo quizá fuera levantarse de la silla y arrancarle los ojos, pero nuestra corteza prefrontal coloca la situación en términos de contexto y consecuencias, y la sangre no llega al río. ¿Miedos innatos y aprendidos?

 

sistema limcico2

Carretié define el miedo como “una reacción rápida del organismo ante un estímulo amenazante con dos componentes: uno psicológico y otro fisiológico que es la respuesta motora del cuerpo”. En la parte psicológica se incluye la memoria de las malas experiencias: nuestro sistema reacciona ante situaciones que en el pasado han provocado problemas. Pero ¿hay miedos innatos? ¿Por qué es tan común que demos un salto ante la presencia de un animal venenoso? Esta misma semana Dean Mobbs y sus colegas del Medical Research Council de Cambridge publicaban los resultados de un experimento que trataba de monitorizar la reacción de la amígdala en presencia de una amenaza tan primaria como una tarántula. Para ello, reunieron a veinte voluntarios, los introdujeron en un escáner y comprobaron sus reacciones cuando simulaban acercarles una tarántula a los pies. Entre las conclusiones destaca un hecho curioso: la amígdala no se activa en función de la distancia a la que se encuentre el peligro sino en función de si se aleja o se dirige hacia nosotros. Es decir, la señal se activaba con más intensidad cuando la araña se acercaba a los sujetos, con independencia de la distancia a la que se encontrara. Pero la alerta saltaba sistemáticamente, incluso en aquellos que no creen tener miedo a las arañas. Aparte del funcionamiento de la amígdala, la cuestión sobre los miedos instintivos es un viejo debate en neurociencia, explica Carretié, pero básicamente puede decirse que “lo innato es la facilidad para asociar ciertos estímulos a un peligro”, como la presencia de colores llamativos o la forma en que se mueven las patas de la araña. “De entrada”, asegura el catedrático, “un recién nacido no tendría miedo, pero sí tendría facilidad para asociar ciertos esquemas de color o formas con una amenaza”. Lo que le dará miedo después, a lo largo de su vida, quedará definido por la experiencia

Fuente: http://noticias.lainformacion.com/ciencia-y-tecnologia/ciencias-general/asi-funciona-el-circuito-del-miedo-en-nuestro-cerebro_nwpGydHpAnF4Z2uhykhNs7/

 

Publicado en Antropología y Psicología, Cuéntame qué soñaste, Curiosidades, Hipnosis

¿Cuáles son los sueños más comunes y qué significan?

Los expertos se debaten entre si los sueños tienen un significado o no, pero lo que parece claro es que no existe una interpretación estándar para todos, sino que hay que buscar la nuestra propia.

John Wesley, 1992

Una obra de John Wesley, 1992

Foto: Corbis

Hay quién dice que nunca sueña, pero no es cierto, simplemente no lo recuerda. Todos tenemos sueños, y también alguna que otra pesadilla, aunque la ciencia no se ponga del todo de acuerdo en cuanto a qué significan estos fenómenos.

Si bien fue Freud el que extendió la teoría de que los sueños son una forma de acercarse a nuestro inconsciente, otras corrientes defienden que los sueños son solo subproductos generados al azar durante la fase REM. En una postura más intermedia, el psiquiatra estadounidense Allan Hobson definía los sueños como “activaciones espontáneas de las neuronas, desde el tronco cerebral, a las que nuestro córtex da sentido e interpreta”. Es decir que no tienen un significado oculto, pero si informan de nuestras preocupaciones e intenciones globales.

¿Entonces es posible o no interpretar los sueños? La psicóloga Ainoha Plata explica que “quizás ambas teorías tengan su parte de razón. Es cierto que los sueños aparecen mientras dormimos, debido a que se activan ciertas áreas cerebrales que hacen que se muestren recuerdos y emociones, pero no creo que sea totalmente al azar. Es decir, lo que sale a la luz es porque está ahí, y si nuestro cerebro lo interpreta de una manera o de otra es por algo. Lo cual no quiere decir que en algunas ocasiones sea fruto del azar y el sueño no tenga el más mínimo sentido”. Sin embargo, esto no quiere decir que haya interpretaciones estándar que sirvan para todo el mundo.

¿Cómo analizar nuestros propios sueños?

Plata insiste por tanto en que “lo que tenemos claro es que el mito de que podemos interpretar todos los sueños con un manual es falso”, pero lo que sí podemos hacer es intentar interpretar nuestros propios sueños, ya que estarán relacionados con nuestras propias vivencias. Para ello, el también psicólogo Nacho Coller propone un método muy sencillo, en tan solo cuatro pasos:

1. Describe con detalle un sueño reciente y que recuerdes bien. Puedes ayudarte pensando en describirlo como si fuera una película que hubieras visto. Una vez descrito el sueño, lo siguiente que tienes que analizar es el componente emocional, ¿cómo te sentías en ese momento? Añádelo a la descripción.

2. Tras analizar el sueño hay que analizar la realidad, incluyendo nuestros miedos, angustias, problemas, esperanzas, o ilusiones para buscar las implicaciones y relaciones entre ambas cosas. ¿Es posible que el sueño tenga relación con algo que haya pasado hace poco en nuestra vida o qué esté sucediendo en este momento?

3. Teniendo en cuenta que muchas veces las claves las puede dar un profesional, si se está acudiendo a terapia es interesante compartir esta información con un psicólogo, para que pueda ayudarnos a buscar la relación del sueño con los sucesos de nuestra vida. Es decir, qué puede decirte el sueño acerca de tu vida personal y profesional, tu personalidad y tus relaciones.

4. Para sacar más mensajes en claro la idea sería ser protagonistas del sueño desde el estado consciente. ¿Qué cambiarías? ¿Cómo te gustaría que acabara? Y con todo ello llegar a la pregunta final: ¿con esa nueva versión del sueño nuevo cómo podrías cambiar tu vida?

¿Cuáles son los sueños más comunes?

Si parece claro que todos soñamos, queda por saber si todos soñamos con las mismas cosas. A este respecto el psicólogo Nacho Coller aporta que “el 80% de los sueños suelen tratar sobre historias completamente normales, historias asociadas al trabajo, a la casa, o a la familia”. De hecho, según el experto las personas que aparecen en los sueños suelen ser conocidas, calculando que aproximadamente que el 20% de las personas que aparecen son familiares y otro 50% son amistades. Además, como curiosidad, el psicólogo destaca que “en casi todos los sueños somos los actores principales y se viven en primera persona la gran mayoría de ellos”.

Si pese a todo ello necesitas una guía más precisa sobre qué pueden significar tus sueños, estas son algunas de las ideas más extendidas sobre los sueños más comunes, para que puedas empezar a tirar de tu propio hilo:

Algo o alguien nos persigue: Según Plata este tipo de sueños suelen ser comunes en momentos “de altos niveles de ansiedad, de presión laboral o familiar o de exceso de responsabilidad”, que también puede manifestarse en sueños con algún tipo de catástrofe.

Nuestra pareja nos traiciona: Si ver a un monstruo terrible detrás de nosotros nos produce angustia, ver a nuestra pareja besando a otra persona nos puede causar pavor. Sin embargo, soñar que nuestra pareja nos traiciona es muy común. No se trata de nada premonitorio, simplemente, tal y como explica la psicóloga “puede indicar que hay una parte de nosotros que teme ser abandonado, miedo a la soledad, etc.”

No hemos estudiado para el examen: Esa situación en la que llegas a clase o al trabajo y nadie te ha avisado de que se hacía una prueba o un examen y entras en crisis. “Esto se puede dar por dos razones- incide Plata- bien porque ya lo has vivido y el sueño es una especie de recuerdo distorsionado, o bien porque se acerca un momento parecido y estás preocupado por lo que pueda pasar”. Es decir, que quizás haya algún tipo de prueba que debas afrontar en tu vida, aunque no sea precisamente un examen de matemáticas. “En todo caso lo que ocurre es que tu mente le ha dedicado o le está dedicando tanta energía en pensar o planificar ese momento, que no te libras de ese pensamiento ni durmiendo”.

Un sueño erótico con un conocido: Vale, dicen que los sueños a veces resumen nuestros pensamientos del día, y también dice que cada persona piensa entre 20 y 10 veces al día en sexo, entonces, ¿cómo no va a aparecer también en sueños? Sin embargo, tal y como insiste de nuevo la psicóloga “los sueños eróticos pueden ser por diversos motivos”. Eso explicaría por qué a veces tenemos sueños eróticos con personas que no solo no nos atraen, sino que nos perturban. “Esto puede ser producto de una mala mezcla de recuerdos y sensaciones que realiza nuestro cerebro, por lo que no tenemos que relacionar los sueños eróticos con atracciones ocultas”.

Sentir que caemos: Es otra sensación típica, tanto que a veces la sensación de caída es tan real, que nos despertamos sobresaltados en la cama. Sin embargo, según Nacho Coller esta caída podría relacionarse “con temor a perder el control sobre alguna situación vital”.

Perder a un ser querido: No es que le deseemos la muerte a nadie, ni que tengamos que temer por su vida desde ese momento, ya que como traduce el psicólogo “se trata de miedo a perder a esa persona, nada más, ni nada menos”. Incluso a veces, tras una ruptura, el sentimiento de pérdida puede manifestarse a través de este tipo de sueños.

¡Estoy volando!: siendo otro de los sueños típicos, es curioso como cada uno suele “echar a volar” de maneras diferentes, aunque por lo general se relaciona con la sensación de nadar, al ser la única sensación conocida de ingravidez. “Si la persona en el sueño disfruta del vuelo, puede significar que disfruta con la vida que lleva y que tiene casi todo bajo control, algo así como: ¡qué bonita es la vida desde aquí arriba!”, puntualiza Coller

 

Fuente: http://smoda.elpais.com/placeres/existe-manual-interpretar-suenos/
Publicado en Hipnosis, NOVEDADES

Colon Irritable. Efectividad en el tratamiento mediante hipnoterapia

Colon Irritable. Efectividad en el tratamiento mediante hipnoterapia

 

 

El Síndrome de Intestino Irritable (SII), -Colon Irritable- desorden funcional gastrointestinal (GI), implica en quienes lo padecen una significativa incidencia que impacta en la esfera de lo psíquico – anímico, aun no demasiado considerada por la clínica médica, pero que paulatinamente se van teniendo en cuenta con mayor peso los aspectos psicosomáticos y la relevancia de las perturbaciones emocionales que sufren estos pacientes.s pacientes.

Sugiriendo e indicándose crecientemente, por parte de los especialistas, la consulta y el tratamiento psicoterapéutico, en particular el que incorpora hipnoterapia y/o terapia cognitiva, como característica fundamental, distintiva y especifica a fin de lograr un tratamiento exitoso.

Síndrome de Intestino Irritable o Colon Irritable, se presenta como una patología funcional que la sufre entre el 15 y el 20 % -algunos autores la extienden hasta el 30%- de la población general, con una prevalencia hombre mujer de 1:2 de los cuales sólo consultan, según diferentes fuentes entre el 30 y el 50% de quienes lo padecen.

Las causas que lo originan, no se conocen aun con certeza. De todos modos varias teorías intentan asignar atribuir la etiopatogenia a diferentes motivos, entre los que se hallan factores genético hereditarios, apoyado esto en la frecuencia de aparición de la enfermedad en gemelos univitelinos, o bien la presencia frecuente de la misma en familiares de primer grado.

Otros autores abogan por los conceptos de factores traumáticos severos como lo pueden ser antecedentes de abuso físico o sexual, cosa que solo ha sido constatada en algunos casos.

Factores o causas de orden psicosociales, dentro de los cuales se hallan en distres general, distres laboral, estados depresivos o presencia más o menos permanente de estados de ansiedad e historia de abuso.

Los factores ligados a la dieta o a la ingesta de determinados alimentos, sugiriéndose -pese a que no ha sido verificada- una cierta intolerancia a la lactosa, también se han incluido dentro de los factores desencadenantes del SII.

Esta claramente indicada y aceptada por consenso entre los especialistas la administración de psicoterapia que incorpore hipnosis clínica e hipnoterapia como recurso terapéutico.

“El síndrome de intestino irritable es un trastorno complejo con componentes fisiológicos y psicosociales. Lo mejor es que el tratamiento se administre en forma individualizada y se ajuste a las necesidades de cada paciente”.

 

La incorporación de Hipnoterapia dentro del tratamiento psicoterapéutico, cumple acabadamente esta expectativa, por ser una verdadera terapia “cortada a la medida” de las necesidades del paciente.

A través de la palabra en este caso jerarquizada como factor terapéutico procurador de las modificaciones fisiológicas, funcionales y anímicas (2) que el paciente requiera.-

Con la implementación terapéutica, en una modalidad estandarizada se hace extensiva a un amplio universo de pacientes con SII.- Mediante un protocolo o script hipnoterapeutico, administrado durante un numero limitado de sesiones, como más abajo mencionamos, de entre siete y doce, que facilita la participación activa del paciente, mediante autohipnosis practicada entre sesiones, a modo de ejercitación o forma de entrenamiento, incentivando de este modo su motivación (3), el compromiso y la responsabilidad del mismo en el proceso y gestión de su propia mejoría.

 

Frente al Síndrome de Intestino Irritable “La Hipnosis puede ser utilizada como método seguro, no invasivo y eficaz en relación con el costo-beneficio, concebida para reducir niveles de ansiedad, enseñar al paciente a emplear conductas motivadoras, una participación mas activa en beneficio de su salud y mejorar el control de su dolor” (DROSSMAN D. A.: Sleisinger & Fordtran. Enfermedades Gastrointestinales y Hepáticas). (4)

La incorporación de Hipnosis (HS) o Hipnoterapia (HT) dentro del esquema de tratamiento terapéutico, facilita y favorece el abordaje en procura del alivio de la sintomatología tanto gástrica como extra digestiva del SII o Colon Irritable en su acepción cotidiana.

Se trata de hacer un desarrollo psicoterapéutico dirigido hacia la situación puntual de la sintomatología del paciente, para facilitarle la superación de sufrimientos, dependencias, molestias, dolores y limitaciones que en sus actividades cotidianas y socio-laborales esta patología le genera.

Como terapéutica, la Hipnosis Clínica e Hipnoterapia resulta particularmente indicada, así lo refieren y reconocen recientes reportes e investigaciones. (Lancet, 1984:2,132; DDW 1999 (5), 2000 (6), 2001).

Hipnoterapia o Hipnosis Clínica no se trata de una escuela de pensamiento, ni de otra ciencia, sino de la utilización de las posibilidades terapéuticas que continúa ofreciendo la vieja y polvorienta Hipnosis, valorada ahora como un componente normal y natural del comportamiento humano. Existente desde los orígenes mismos del hombre, hoy entendida, ya no como una terapéutica de tipo sugestivo impositivo, al estilo de Charcot, Breuer y Freud, hacia fines del siglo XIX, sino como una modalidad comunicacional facilitadora de y en la relación terapéutica, que incrementa la capacidad receptiva y el estado de predisposición en el paciente, a optimizar recursos y posibilidades (3).

Entonces Hipnosis, es esencialmente un estilo de comunicación “sui generis”, específico y una forma de entender las cosas expresadas a un paciente, de un modo tal, que este quiera y pueda ser más receptivo a las ideas presentadas y con ello, este motivado a explorar sus propios potenciales, para un mejor control de sus síntomas, respuestas y conductas psicológicas y fisiológicas.

En lo que refiere a la patología GI y en particular a los trastornos funcionales, numerosas investigaciones refieren y constatan que diferentes factores de orden emocional tienen la capacidad de producir espasmos, dolor y alteraciones en el funcionamiento del tracto GI.- El distres emocional, ha sido claramente relacionado con síntomas GI funcionales. Asimismo las funciones viscerales como la secreción de jugos gástricos y la motilidad de la vesícula biliar, estomago e intestinos, pueden ser clásicamente condicionadas (2) (7) (7a) mediante la palabra, aun fuera de un estado hipnótico.

Los estados emocionales, el distress y la imaginación ejercen una notable influencia en la manifestación de los trastornos digestivos, esto esta reiteradamente corroborado, como también se ha claramente verificado que las correlativas fisiológicas de las emociones pueden ser inducidas mediante la palabra a través de un neocondicionamiento hipnótico.

Estas emociones ejercen su influencia y actividad sobre todo el tracto GI, en particular el intestino, mediante la interconexión de vías bidireccionales que constituyen el eje cerebro-intestinal, actuando recíprocamente en conjunción con una vulnerabilidad del tejido local, generando como respuesta las diferentes variables en esta sintomatología funcional.

En la patología funcional como en este caso el SII Síndrome de Intestino Irritable o colon irritable, los síntomas suelen aparecer espontáneamente o ante sucesos vitales amenazantes, durante periodos de distress o tensión emocional, o aun una vez superados estos periodos, con manifestaciones del tipo trastornos de la ansiedad, trastornos del estado de animo, depresión, disfunciones y deseo sexual inhibido, este ultimo en una prevalencia de 5 a 15 veces mayor que ante la patología intestinal orgánica, (8) es decir influyen variedad de factores emocionales como formas de reacción visceral a tensiones físicas, anímicas y sociales.

Colon Irritable – Sindrome Intestino Irritable: Criterios Roma

El consenso de especialistas, elaboro los criterios diagnósticos y sintomáticos para la diagnosis del SII, conociéndoselos como CRITERIOS ROMA, cuya última actualización es del año 2000 ROMA II, hallándose en elaboración las nuevas pautas, para la definición de Criterios Roma III que serán publicados en el año 2006.

CRITERIOS ROMA II indican considerar: Presencia por lo menos durante 12 semanas, no necesariamente consecutivas, en los 12 meses precedentes, de malestar abdominal o dolor con dos de las siguientes características:

1. Alivio post evacuación y/o 2. Se asocia con cambios en la frecuencia de las evacuaciones y/o 3. Inicio asociado con cambios en la apariencia o forma de las evacuaciones

COLON IRRITABLE · SINTOMAS Síntoma principal del SII: dolor abdominal o malestar del abdomen inferior el cual mejora con la evacuación, y esto asociado a cambios en las evacuaciones, ya sea diarrea o constipación.

Síntomas extraintestinales Además de la sintomatología funcional, se denota también la existencia de una sintomatología extraintestinal, entre los que se destacan el dolor o malestar del abdomen superior pirosis, nausea, vómito, urgencia urinaria, dispareunia, alteraciones del gusto y el olfato, fatiga, alteraciones del sueño, dolor de cabeza, dolores articulares y musculares, ansiedad, estados depresivos, irritabilidad, hipervigilancia sintomática, cancerofobias, aislamiento social y laboral, disminución de la autoestima.

“Todas las enfermedades están en un contexto biopsicosocial. Los médicos, en su mayoría, tratan el intestino, las alteraciones hormonales o la lesión, indican medicamentos específicos, cambio en la dieta y el estilo de vida; pero un porcentaje de los pacientes sufren un estrés importante que afecta su vida y les produce cambios fisiológicos, como se ha demostrado mediante imágenes cerebrales.”

“No existe una dolencia puramente psíquica ni puramente física; es un episodio que ocurre en un organismo vivo, que está vivo en virtud del hecho de que en ese organismo lo psíquico y lo somático están indisolublemente unidos” como adecuadamente señala Douglas Drossman. (4)

El adecuado y oportuno tratamiento de estos factores emocionales mediante Hipnoterapia coadyuva en disminuir el estado de hipervigilancia sintomática y tendencia al aislamiento, favoreciendo una mejor y más satisfactoria respuesta anímica y disminuyendo la presencia del dolor en frecuencia, duración e intensidad.

Particularmente, en el Colon Irritable / SII, en función de la hipersensibilidad visceral, la indicación de una terapéutica que incluya Hipnoterapia, sea esta en forma puntual, pautada y condensada -entre siete y doce sesiones- al estilo de J. P. Whorwell et Alt. (9) u O. Palsson et Alt. (10) modalidades estas que parecen ser la mas adecuadas y propicias a la luz de las recientes evaluaciones, y con la que coincidimos desde nuestra practica clínica, o bien de HT prolongada tal como se la ha empleado en Japón (11) (12) o en forma de sesiones espaciadas, el paciente se ve favorecido, a partir de la inhibición cortical que produce en el mismo, la inducción hipnótica al estado de relajación profunda, dada la mutua interacción cortico cerebral junto al sistema nervioso entérico por medio del eje cerebro-intestinal.

Por ello es que tanto un programa psicoterapéutico mixto, que contemple los aspectos emocionales biopsicosociales, con incorporación de hipnoterapia general, o bien hipnoterapéutica puntual, especifica, protocolizada, que implique un numero determinado de entre 7 y 12 sesiones, empleada criteriosamente, es una alternativa capaz de obtener con eficacia una favorable, prolongada y beneficiosa mejoría, para un considerable numero de pacientes.

En el tratamiento la combinación de Hipnoterapia, con el seguimiento evolutivo por parte del gastroenterólogo, en una buena relación de la tríada médico/paciente/terapeuta, anulan a menudo influencias corticales nocivas, disminuyendo las tensiones y el distress emocional, mejorando la motilidad alterada y el ánimo perturbado resultante, como también el alivio del dolor abdominal y de los estados ansiosos y depresivos.- Todo ello la mayoría de las veces sin necesidad de una estricta modificación dietaria, pues en algunos pacientes esta limitación genera aun una mayor ansiedad.

Este enfoque psicoterapéutico, resulta de suma utilidad en pacientes con patología funcional GI y en particular para aquellos que no han respondido a la terapéutica medica corriente, ya que ha permitido un alivio considerable y duradero del dolor, espasmos, molestias, vigilancia sintomática y dificultades emocionales emparentadas, colaborando en disipar las fantasías oncofóbicas con el consiguiente ajuste a la realidad patológica.

Facilitando la relajación del paciente ansioso y emocionalmente perturbado, reduciendo sus tensiones, aliviando la irritabilidad y aumentando sus posibilidades de auto colaboración, al transformarse en protagonista activo en procura de su propio cambio.

En consecuencia en las patologías GI de orden funcional -colon irritable-. es donde La Hipnosis Clínica mediante la Hipnoterapia puede estar indicada como estrategia psicoterapéutica, con características de eficacia, seguridad, no invasividad, útil en el fortalecimiento y disposición de recursos propios del paciente, incidiendo favorablemente en su animo al proveerle de recursos complementarios para controlar y disminuir los estados ansiosos y el dolor.

Como método terapéutico es seguro, no invasivo y eficaz en relación con el costo beneficio, concebido para enseñar al paciente a emplear conductas motivadoras y una participación más activa en beneficio de su salud. (4) (13)

En un trabajo anterior (14) que hemos realizado, -24 casos- randomizados de pacientes diagnosticados con Colon Irritable -SII-, que no habían respondido a la terapéutica medica convencional es donde hemos obtenido respuestas satisfactorias en la clínica psicoterapéutica con implementación de Hipnoterapia, donde se pudo observar, en los pacientes tratados una franca evolución hacia una mejoría de la sintomatología manifiesta, en los siguientes términos:

Disminución: Distres 82%, Ansiedad 67%, Estado Angustioso 71%, Estado Depresivo 64%, Dolor 87%, Tensión Motriz 75%, Necesidad Dietaria 58%, Ajuste a la Realidad Patológica 85%, Vigilancia Sintomática 63%, Aislamiento 48%.

Mejorando la autoestima en un 65%, el descanso nocturno en un 78% y la sensación de agotamiento en un 67%.

 

Fuente: http://www.hipnosisnet.com.ar/colon-irritable.htm

Publicado en Hipnosis, NOVEDADES

Hipnosis y Fibromialgia

Un estudio sobre los efectos de la hipnosis sobre el dolor fibromiálgico, ha sido galardonado con el Premio a la Investigación en Dolor 2006

El estudio titulado “Efecto de la sugestión hipnótica sobre el dolor fibromiálgico: comparación entre hipnosis y relajación” ha sido galardonado con el Premio a la Investigación en Dolor 2006, otorgado por la Cátedra Extraordinaria del Dolor “Fundación Grünenthal”, de la Universidad de Salamanca.

Este trabajo ha sido realizado por los doctores Antoni Castel, María Rull, Magdalena Pérez, José Sala y Anna Padrol en la Clínica del Dolor del Hospital Universitario de Tarragona Joan XXIII, y sus hallazgos ponen de manifiesto las ventajas de la hipnosis analgésica en la disminución de la sensación e intensidad del dolor en los pacientes con fibromialgia.

La Fundación Grünenthal “seguirá aportando gran parte de su esfuerzo económico y humano hacia este tipo de iniciativas, con el objetivo de que sus logros contribuyan a mejorar la calidad de vida de los pacientes y, en definitiva, a conseguir un mundo mejor para todos”, ha destacado Evert van Oosterum, presidente de la Fundación Grünenthal, durante el acto de entrega.

 

Fibromialgia  y  Dolor

Si bien se desconocen con presición las causas desencadenantes de la fibromialgia, se estima que esta enfermedad puede estar causada o bien agravada por el estrés físico o mental, los traumatismos físicos, alteraciones en el dormir o sueño deficiente, enfermedad reumática como tambien el padecer algun tipo de estado depresivo, de ansiedad o de impacto emocional.

La fibromialgia se trata de un trastorno complejo, crónico e invalidante que causa dolor y rigidez generales en músculos, articulaciones, tendones y ligamentos junto con dificultades en el sueño y sensacion de intensa fatiga.

Recientes investigaciones plantean que en las zonas de dolor no se han detectado lesiones o alteraciones físicas o neurologias.- Es por esto que en la fibromialgia su origen y causas se deberian a ciertas manifestaciones de sensibilizacion en el el sistema nervioso central y el mantenimiento del dolor en funcion de alteraciones en la respuesta de los neuromediadores, como tambien en los conceptos de persistencia de la huella mnemica del dolor, aun cuando no hubiere un motivo puntual para disparar la alarma dolorosa.

Aunque el resultado del examen físico general casi siempre es normal y las personas tienen un aspecto saludable, un examen cuidadoso de los músculos de las personas con fibromialgia, revela zonas sensibles al tacto en lugares específicos son estos puntos hipersensibles. Estos son áreas del cuerpo que resultan dolorosas cuando se ejerce presión sobre ellas. La presencia y el patrón de estos puntos característicamente hipersensibles diferencian la fibromialgia de otras afecciones.

Se sabe que la fibromialgia afecta a más mujeres que hombres.

En los aspectos epidemiologicos la incidencia de la fibromialgian en mujeres vs. fibromialgia en hombres es de 9/10 mujeres:1 hombre.

La prevalencia en la poblacion general es de entre un 3,5 y un 6%.

Ente los 20 y los 52 los años es la edad promedio de personas afectadas de fibromialgia- Igualmente se han hallado manifestaciones de fibromialgia en jovenes y niños.

Afecciones que se hallan asociadas a la fibromialgia:

Estados Depresivos y/o Depresión.

Ansiedad Estados Ansiosos.                                                                                         

Alteraciones del Sueño Insomnio.

Distress Estres Físico Estres Mental.

Síndrome de fatiga crónica.

Infección viral.

Trastornos de la Alimentacion.

Abuso físico o sexual.

Colon Irritable.

Síndrome de Intestino Irritable SII.

Síndrome premenstrual.

Traumas Fisicos.

Episodios ligados Estres Postraumatico.

Afecciones Tiroideas Hipotiroidismo.

Cefaleas Tensionales.

Migrañas.

Afecciones Dermatologicas.

Mareos y trastornos del equilibrio.

Dolores Menstruales severos.

Alteracion en el flujo sanguineo.

Tratamiento

El objetivo en el tratamiento de la fibromialgia alcanzar el alivio o bien el controlar los síntomas.

Algunas de las opciones dentro de la terapeutica direigidad al alivio de la sintomatologia son terapia cognitiva y la hipnosis clinica cognitiva.

Fuente:   http://www.hipnosisnet.com.ar/fibromialgia-dolor-tratamiento-hipnosis.htm

www.psiquiatria.com

Publicado en Hipnosis, NOVEDADES

Identifican mediante hipnosis un circuito neural clave para la recuperación memorística

Investigadores del Instituto de Ciencia Weizmann en Rehovot (Israel) han identificado el que podría ser un circuito neural clave para la supresión de la memoria y el proceso de recuerdo mediante personas a las que se hipnotizaba mientras pasaban por un escáner cerebral. Los descubrimientos, que se publican en la revista ‘Neuron’, podrían aportar conocimientos sobre los mecanismos que subyacen a la amnesia.
Yadin Dudai, jefe del Departamento de Neurolobiología del Instituto Weizmann, en Rehovot (Israel), y su equipo identificaron a voluntarios susceptibles o no a las sugestiones hipnóticas y mostraron a ambos grupos un documental que reflejaba un día en la vida de una mujer joven. Una semana después les situaron en un escáner de imágenes de resonancia magnética y les hicieron entrar en un estado hipnótico. En este estado, los científicos sugestionaron a los participantes para que olvidaran la película y les proporcionaron un estímulo de reversibilidad para volver a restablecer la memoria.
Una vez que los sujetos habían salido del estado hipnótico, los investigadores evaluaron su recuerdo de la película, les proporcionaron el estímulo de reversibilidad y evaluaron de nuevo su recuerdo. Como se esperaba, el grupo de susceptibilidad a la hipnosis mostró un recuerdo reducido del documental en comparación con el grupo no susceptible.
Los datos aportados por las imágenes de resonancia magnética que se tomaron durante estos procesos revelaron actividades diferentes en los cerebros de los sujetos hipnotizados de los que no lo fueron; en concreto, las regiones cerebrales que mostraron diferencias fueron la occipital, la temporal y las prefrontales.
Los investigadores también detectaron cambios de actividad cerebral en el grupo susceptible a la hipnosis cuando olvidaban y recordaban la película. En este grupo, la actividad en algunas áreas del cerebro se suprimía durante la supresión de recuerdos, mientras que la actividad en otras regiones aumentaba. Y durante la reversión de la sugestión posthipnótica, el grupo susceptible mostraba una recuperación de la actividad de las regiones suprimidas.                      

 
Los investigadores creen que sus descubrimientos sugieren que la amnesia inducida por la sugestión posthipnótica afecta a un proceso de control ejecutivo anterior a la recuperación de la información, lo que produce una decisión inicial de si proceder o no a la recuperación, y en caso de una cuestión sobre la película, por ejemplo, abortar el proceso.
Según los científicos, serán necesarios más estudios para determinar si sus descubrimientos se aplican a casos de amnesia funcional observados en el medio clínico, aunque señalan que algunas formas de amnesia podrían ser consecuencia del mecanismo para detener la recuperación de la información descubierto durante el estudio. Por ello, señalan, la hipnosis podría en parte ser un modelo para tales casos de amnesia.

Articulo:  http://www.psiquiatria.com/noticias/psicogeriatria/neuropsiquiatria/34912/